En Río de Janeiro, encuentro reunirá 4 mil afectados por represas

Encuentro organizado por el MAB discutirá la situación de las poblaciones afectadas por represas y los desafíos en el área energética.

Del 1 al 5 de octubre, la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, recibirá el 8° Encuentro Nacional del Movimiento de Afectados por Represas (MAB por sus siglas en portugués). Con el lema “Agua y energía con soberanía, distribución de la riqueza y control popular”, reunirá cerca de 4 mil personas de todas las regiones de Brasil.

Foto de marcha de MAB

Foto: Joka Madruga

Realizado cada cuatro años, el evento tiene como objetivo analizar la actuación del movimiento, debatir la coyuntura política actual y trazar los rumbos de la organización. Desde su última edición, que ocurrió en 2013 en Cotia (São Paulo) distintos acontecimientos agravaron la situación de las poblaciones afectadas.

El caso más significativo fue la ruptura del dique de desechos de Fundão, en Bento Rodrigues (Minas Gerais), perteneciente a la empresa Samarco (dominada por dos de las mineras más grandes del mundo, la ex-estatal brasileña Vale, y la BHP Billiton) ocurrido en noviembre de 2015. “El crimen de la empresa Samarco es responsable por la muerte de 19 personas y hasta hoy continúa impune. Y este no es un caso aislado. Observamos en los últimos años una ofensiva del capital en relación a la vida de los afectados”, opina Gilberto Cervinski, de la coordinación del MAB. La ruptura del dique arrasó pueblos enteros, contaminó la cuenca del Río Doce, y llegó hasta el mar, en el Estado de Espírito Santo.

Para él, los retrocesos no se limitan a las poblaciones afectadas por represas. El actual contexto político brasilero y latinoamericano es grave y necesita que la izquierda se fortalezca: “El campo popular y la democracia sufrieron duros golpes. Vivimos grandes retrocesos que solamente serán enfrentados con mucha unidad”.

Día 3 de octubre: Gran Acto en Defensa de la Soberanía Nacional

En este escenario de pérdida de derechos y retomada del neoliberalismo, la disputa en el sector de la energía eléctrica se agudiza. Esa es la lectura de la Plataforma Obrera y Campesina de Energía, organización creada en 2010 por trabajadores del sector energético (petroleros, eléctricos e ingenieros) y afectados por represas.

El 3 de octubre, día en que se cumplen 64 años de la fundación de la empresa Petrobras, esta articulación realizará un gran acto unificado en defensa de las estatales y contra la privatización del pré-sal –una gran reserva de petróleo hallada en la costa brasileña- y del sector energético. El acto se realizará en Rio de Janeiro y ya recibió el apoyo del Frente Brasil Popular, articulación que reúne más de cincuenta movimientos populares, políticos y sindicales.

¿Qué es el MAB?

Creado hace 26 años, el MAB (Movimento dos Atingidos por Barragens), Movimiento de los Afectados por Represas en español, busca organizar a las poblaciones impactadas por la construcción de represas hidroeléctricas, diques de desechos de minería, y de transporte de agua, para garantizar sus derechos.

Para Alexânia Rossato, de la coordinación del movimiento, los efectos de las represas van más allá del factor económico: “Durante estos años detectamos una especie de industria de la violación de derechos. Los impactos no se limitan a la pérdida de la casa y la tierra, sino que también implican grandes pérdidas sociales y culturales. Las violaciones van desde la falta del derecho a decir “no” a la represa, hasta el aumento de la violencia contra la mujer”, explicó Rossato.