Norte Energía va a registrar afectados/as por Belo Monte del Independente 1

Después de muchas luchas, Norte Energía, concesionaria de Belo Monte, aceptó hacer el registro socioeconómico de las familias de la laguna del barrio Independiente 1, en Altamira (PA). Las familias, que viven en un área permanentemente inundada tras la formación del depósito de Belo Monte, luchan para ser reconocidas como afectadas por la hidroeléctrica y reasentadas en otro sitio.

La Secretaría de Gobierno de la Presidencia de la República informó a través de oficio que el registro fue "acordado entre la Norte Energia y el Ibama". El Ibama ya había obligado a la empresa a realizar el registro, sin embargo, el Norte Energía venía rehusándose con la justificación de que eso generaría una falsa expectativa en las familias de que serían removidas.

Foto del bairrio de Independente 1

Para el Movimiento de los Afectados y las afectas por Represas (MAB), el registro socioeconómico es un primer paso para el reconocimiento de la comunidad como afectada por Belo Monte. "Sin duda esa es una victoria posible después de un intenso proceso de luchas y negociaciones, pues el Norte de la Energía siempre se mostraba abrumado al diálogo y llegó a afirmar que recurriría judicialmente contra la obligación de inscribir", afirma Izan Pasos, de la coordinación del MAB en la comunidad.

El coordinador hace una salvedad: "Esa no es la victoria final, pues nuestra reivindicación sigue siendo el reasentamiento y la indemnización para todas las familias".

De acuerdo con el oficio, el registro será importante para "el conocimiento de la realidad socioeconómica de las familias que habitan en el lugar (...) para la propuesta de soluciones de vivienda digna, en terreno adecuado, para el universo de esas familias".

La coordinación de la comunidad cobró una reunión con la empresa, Ibama y representación del gobierno federal para que sea explicado cómo se hará el registro antes de que comience.

 

Un intenso proceso de luchas

Viven en el área llamada "Lagoa del Barrio Independiente 1" más de 500 familias, la mayor parte en casas de palafita (alagación perenne) y otras en el entorno, en áreas aterrizadas por particulares o por el ayuntamiento. El adensamiento de la región se dio después del inicio de la construcción de la hidroeléctrica de Belo Monte, según informes de la propia Norte Energía. La laguna quedó siendo el lugar de vivienda más precario de Altamira tras la construcción de Belo Monte.

Por las características del local, los residentes de inicio imaginaron que se trataba de área debajo de la cuota 100 (sujeta a remoción debido al depósito de Belo Monte). El Norte Energía afirmó que se trataba de cuota 102, por lo tanto no sujeta a la interferencia del depósito. Con la reivindicación de los residentes, técnicos de la Agencia Nacional de Aguas midieron el local en el año 2016 y afirmaron en laudo estar por encima de la cuota 100.

Después del laudo de la ANA, el Norte Energía hizo un nuevo estudio sobre el local y pasó a afirmar que se trata de un "acuífero suspendido", por lo tanto sin conexión con el depósito de la hidroeléctrica. Sin embargo, después del cierre del depósito, pasó a ocurrir un fenómeno que no se verificaba antes en el local. La casa en los alrededores de la laguna empezó a presentar minas de agua y los pozos llegaron al nivel del suelo.

Los impactos de Belo Monte sobre los habitantes de la laguna no se restringen, sin embargo, a la interferencia del lago de la hidroeléctrica. Que alegan que fueron llevados a ocupar el área malsana debido al aumento de los alquileres causados ​​por la obra. Al respecto, el MPF celebró una audiencia pública con la presencia del Consejo Nacional de Derechos Humanos el 10 de octubre de 2016.

La oficina regional del Ibama en Altamira hizo un estudio (Dictamen 02543.000005 / 2016-04) buscando establecer la conexión entre las altas de los alquileres en la ciudad por Belo Monte y la ocupación. También planteó la hipótesis de que la laguna era un gran contaminador en el área de interferencia de la hidroeléctrica. Cabe recordar que las familias están excluidas del sistema de suministro de agua y tratamiento de aguas residuales, condicionante del Norte Energía para el área urbana de Altamira.

El 5 de diciembre de 2016, el Ibama emitió una determinación para que Norte Energia realizara un registro socioeconómico de los residentes para "identificar la temporalidad del aflujo poblacional hacia la región de la laguna del Independiente 1 (...) conteniendo como mínimo la siguiente información: Identificación de los ocupantes, tiempo de residencia en el lugar, origen de los ocupantes, motivos que llevaron a residir en el área y descripción de la vivienda (palafita y otros). El registro debería realizarse entre 20 y 60 días.

El Norte Energía emitió un oficio (CE 0594/2016-DS) al Ibama diciendo que no haría el registro para no generar expectativa en la población de que ellos serían atendidos y pidió sustituir el registro por un estudio hecho por ella llamado "Caracterización de los Vecinos Del Jardín Independiente 1 ". El Ibama negó el recurso y mantuvo la necesidad del registro, sujetando a la empresa a pagar una multa por el incumplimiento. El Norte Energía amenazó con recurrir judicialmente contra el órgano licenciante.

A partir de enero de ese año, la comunidad inició intenso proceso de luchas, teniendo como blancos la oficina de Norte Energía en Altamira, la sede del Ibama y de la Casa de Gobierno. Con esas luchas, ya hubo tres rondas de negociaciones en Brasilia coordinadas por la Casa Civil con la coordinación del MAB. Los órganos responsables quedaron de presentar un estudio "definitivo" sobre los posibles impactos de Belo Monte en la Laguna del Independiente. La versión final del estudio deberá ser presentada en octubre, pero una versión preliminar debería publicarse en agosto.